Todos quieren mejorar la calidad de sus servicios pero nadie sabe por dónde empezar.

Lo que sí es seguro es que mientras menor sea la inversión, más atractiva es la idea.

¿Te encuentras en este grupo de profesionales?

Sigue leyendo porque estas 4 simples mejoras, no te costarán dinero y te ayudarán a brindar un servicio con altos estándares.

1. Escucha.

La comunicación es la clave para conocer a tu paciente y determinar sus necesidades. Una vez que entiendas lo que él quiere podrás diseñar un servicio que realmente le guste y supere sus expectativas.

Aprende a escuchar incluso a los peores pacientes, en las peores situaciones. Ellos representan una oportunidad para mejorar  tu servicio.

Responde a sus inquietudes y atiende sus peticiones como te gustaría que alguien lo hiciera por ti en un caso similar.

2. Reconoce tus defectos.

No tienes que ser perfecto pero tienes que querer superarte cada día. Identifica  las inconformidades de tus pacientes  y evita tropezar varias veces con la misma piedra.

No basta con saber que pudiste hacerlo mejor, debes tomar acciones preventivas y correctivas para garantizar que la falta no persista.

CalidadCynthiaCarmona

3. Mídete.

Hay una frase de William Thompson que a partir de hoy seguro recordarás:     

Lo que no se define no se puede medir. Lo que no se mide no se puede mejorar. Lo que no se mejora se degrada siempre”.

Para aumentar la calidad en tu consultorio debes diseñar un instrumento te permita conocer ¿qué piensa tu paciente de tu servicio?

Una encuesta anónima y puntual es nuestra recomendación.

Algunas de las preguntas que debes incluir son: ¿Cómo describiría los tiempos de espera en recepción? ¿La conexión con su odontólogo es?  ¿El tratamiento realizado fue? ¿Nuestra relación precio-valor es?

Para obtener las respuestas, usa algo tan simple como una X.

Estima los resultados, con una escala de medición estándar con los siempre buenos:

5 -Excelente

4 -Bueno

3 -Regular

2 –Malo

1 -Deficiente

4. Mejora continuamente.

Pensar que todo marcha de maravilla es el peor de los errores.  Siempre, siempre, siempre hay algo que puedes mejorar de tu servicio.

Analiza los resultados  si todos son favorables, revisa tu planificación y trázate nuevos objetivos. Recuerda, la innovación y la diferenciación nunca terminan.

Esperamos te hayan gustado estas sugerencias. Ponlas en práctica a partir de mañana y verás grandes cambios.

¿Te gustó este artículo? Ayúdanos a compartirlo en tus redes sociales y haz que la evolución de la salud llegue a miles de colegas en todo el mundo.

como-captar-mas-pacientes-odontologia